• version imprimible
Jueves, octubre 19 de 2017

Eyzaguirre llama a mirar los datos sin pasión y con objetividad: reformas implementadas no fueron las causantes de la desaceleración

  • “Es un hecho estadístico que la economía venía desacelerándose desde 2013”, dijo el titular de Hacienda en Enade y apuntó a que el país debió enfrentar el impacto del fin del súper ciclo de los commodities y el estancamiento del comercio mundial.
  • Eyzaguirre sostuvo que “la reducción del déficit estructural va a ser más rápido, incluso con los mismos incrementos de gastos de lo que ahora vemos. A mí no me sorprendería también que el balance efectivo se cierre más rápidamente”.
  • Aseguró que los sectores sociales que dan cuenta de su malestar corresponden a “grupos medios que tienen un gran temor a que la situación experimente algún cambio y vuelvan a una vulnerabilidad extrema”.

Santiago, 19 de octubre de 2017.- Un completo análisis de la coyuntura económica actual y sus perspectivas futuras realizó hoy el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, ante autoridades, empresarios y parlamentarios reunidos en Enade 2017.

En el último Encuentro Nacional de la Empresa, el secretario de Estado respondió varios puntos que han estado presentes en el debate público desmitificando algunas premisas, como el impacto que han tenido las reformas implementadas durante la administración de la Presidenta Michelle Bachelet sobre la economía.

En primer término, Eyzaguirre señaló que “es un hecho estadístico que la economía venía desacelerándose desde 2013”, y que durante estos años el país debió enfrentar esa desaceleración con el duro impacto del fin del súper ciclo de los commodities y el estancamiento del comercio mundial.

Pero ese escenario está quedando atrás. “Creemos que la economía va a estar en recuperación, no me sorprendería que estemos en torno al 3% en el cuarto trimestre de este año y algo quizás de ese orden de magnitud en el primer trimestre del próximo”, dijo.

Más allá de las cifras, el ministro de Hacienda señaló que para abordar los desafíos futuros es necesario entender qué ocurrió con la economía, y en ese sentido, la desaceleración vivida responde a la réplica que experimentó el mundo, y en particular 17 economías emergentes exportadoras de materias primas, del terremoto que significó la crisis de 2008.

Si bien algunos han sindicado a las reformas implementadas como las gatillantes del bajo crecimiento, Eyzaguirre llamó a mirar los datos sin pasión y con objetividad. “Los datos la verdad no tienden a avalar el que en un primer orden de importancia –sí lo pueden tener en segundo y tercer orden– las reformas hayan estado en el centro de lo que ha ocurrido en la dinámica económica más reciente”, aseveró. 

Respecto de la mejoría observada durante el último tiempo en la economía mundial, Eyzaguirre advirtió que podría haber nubarrones en el horizonte, y sus dudas apuntaron a los efectos de la reforma tributaria de Donald Trump. 

A su juicio, si la rebaja impositiva anunciada en Estados Unidos no trae aparejado el aumento en la productividad previsto, “como ha ocurrido más de alguna vez en el pasado”, advirtió, se estaría frente a un fuerte aumento de la deuda con pronto aumento en la inflación. De ahí que puso una nota de cautela.

Deuda

A nivel interno, Eyzaguirre también abordó los cuestionamientos al endeudamiento, al que algunos han situado en terreno peligroso. “Tenemos que ser muy cuidadoso con ese principal activo que tenemos; que es la reputación en los mercados internacionales”. En ese sentido, instó a evitar que las diferencias políticas “lleven a subdimensionar algo que es una propiedad de todos”.

Con gráfico en mano el secretario de Estado mostró la ubicación de Chile en este ámbito, que al 2021 se sitúa sobre la línea media de los países con clasificación AA y muy lejos de los países BA. “Por tanto, nosotros creemos que estamos sólidamente en una trayectoria fiscal de las mejores”, concluyó.

La mejoría observada en las proyecciones, llevó a la autoridad económica a asegurar que al igual como ocurrió en el período 2003-2006 los parámetros se irán corrigiendo hacia arriba y con ello “la reducción del déficit estructural va a ser más rápido, incluso con los mismos incrementos de gastos de lo que ahora vemos. A mí no me sorprendería también que el balance efectivo se cierre más rápidamente de lo que nosotros mismos hemos pronosticado y, por lo tanto, creo que Chile puede estar tranquilo y todos debemos trabajar para eso”, añadió.

En materia impositiva, Eyzaguirre indicó que en Chile no estamos demasiado bajos ni altos. “En materia de cuánto al final el inversionista paga al Estado por cada 100 dólares de utilidad que obtiene, estamos ahí en la media”, acotó, desmitificando algunas visiones privadas al igual como lo hizo con el tamaño del Estado.

“¿Es Chile un país donde el sector público haya invadido al sector privado por la gran presencia que tiene en la oferta de bienes y servicios? Francamente no”, dijo apuntando a una gráfica. “Ni tenemos un gasto excesivo ni tenemos una estructura de financiamiento de ese gasto que sea particularmente lesiva del ahorro, todo lo contrario, es más pro ahorro que el promedio de la OCDE”, agregó.  

Tensión social

El jefe de las finanzas públicas hizo también su diagnóstico respecto del momento histórico que enfrenta el país, en el que el crecimiento comienza a ser más moderado y se comienzan a generar tensiones sociales.

“Tenemos un enorme contingente de personas que si tienen un shock en la vida caen de vuelta a una situación extremadamente vulnerable. No son pobres, pero son potencialmente pobres ante cualquier situación de indefensión”, advirtió el ministro.

De hecho, comentó el secretario de Estado, “los grandes problemas políticos que hemos tenido en el último tiempo: la marcha de los estudiantes, la marcha de los enfermos, la marcha del No + AFP; no corresponde a los pobres, corresponde justamente a estos grupos medios que tienen un gran temor a que la situación experimente algún cambio y vuelvan a una vulnerabilidad extrema”.

En esa línea, precisó que “si nosotros tuviésemos mejor educación pública, mejor salud pública, un mayor esfuerzo en garantizar pensiones en la vejez, o sea esos hechos catastróficos fueran más apalancados por la sociedad toda, y eso cuesta dinero, posiblemente la gente tendría una mejor disposición o un mejor compromiso con las reglas del juego económico que nos hemos dado”.

Para el ministro de Hacienda los movimientos sociales del último tiempo no son el resultado de que enormes masas de la población estén en contra del modelo. “Yo creo que la gente está muy favorablemente y crecientemente favorable a que haya una sociedad con reglas del juego estables que le permitan progresar por sí mismos, pero sí exigen que no haya abusos y exigen que si la vida les juega una mala pasada al menos tengan educación para sus hijos, una salud eficiente, de calidad, y pensiones dignas si el shock es durante su vejez. Y por tanto yo creo que tener un financiamiento sólido, mediante tributos, es la mejor forma de entre comillas ir legitimando y destensionando el sistema. Por el contrario, sólo esperar que el crecimiento se hace cargo puede ser una apuesta temeraria porque en el camino la resistencia puede ser muy grande”, advirtió.

Para seguir avanzando, Eyzaguirre hizo hincapié en las mejoras en la productividad y las políticas públicas. “Creo que el país se beneficiaría mucho si se dota de una agencia independiente que es un buen antídoto, necesario, pero no suficiente, contra el populismo, porque el gran riesgo es el populismo”, alertó e instó a hacer una reflexión profunda sobre el régimen político.

Programa Piñera

Consultado respecto del programa económico de Sebastián Piñera, el ministro Eyzaguirre manifestó que muchas de las medidas anunciadas son temas que esta administración ya ha iniciado o contemplado.

No obstante, señaló que donde no hay coincidencia es en la reforma tributaria. “En la práctica el reintegrar y bajar el impuesto a las empresas significa disminuir la carga tributaria de los que más tienen, eso al final implica menores posibilidades para igualar las oportunidades y no creemos que ahí esté la llave para mejorar la competitividad”, añadió.

En cuanto a impulsar el crecimiento con rebajas de impuesto, el secretario de Estado fue enfático en señalar que “es más antiguo que el hilo negro, es lo mismo que ha presentado el presidente Trump en Estados Unidos y por lo que yo creo haberme empeñado en demostrar no es por el lado de los impuestos directos donde Chile pierde competitividad, muy por el contrario, los impuestos directos, en general los que pagan ahorrantes e inversionistas, son en Chile extremadamente moderados, por tanto nosotros tendemos a pensar que eso sólo va a favorecer a algunos en detrimento de mayor déficit fiscal y sin impulsar mayor crecimiento”.

Bilateral con segunda vicepresidenta del Perú

Durante la mañana, el ministro de Hacienda sostuvo una reunión bilateral con la segunda vicepresidenta del Perú, Mercedes Aráoz Fernández. 

En la oportunidad, las autoridades reforzaron los acuerdos alcanzados en el último encuentro de los titulares de Finanzas de la Alianza del Pacífico realizado en Washington.

Ir arriba